dimarts, 3 de febrer de 2015

Regulación sanitaria del cannabis



Gracias a todas y a todos,
Hoy, el Parlamento de Cataluña se tiñe de verde!

Hoy, 29 de enero, la Comisión de Salud del Parlamento de Cataluña ha centrado el debate sobre el consumo terapéutico y sobre las asociaciones de personas consumidoras de cannabis. Prácticamente un consenso político generalizado que nos permite afirmar que hemos hecho un salto adelante en la lucha por la defender las personas usuarias de cannabis y una mirada al futuro de una nueva ciudadanía responsable, comprometida, que vela por los derechos y necesidades de todas y todos.
 
El Parlamento de Cataluña llega a un consenso para acercarse y dar respuesta a las peticiones sociales dictando las bases que tienen que permitir desarrollar una normativa que regula el funcionamiento de los locales de las asociaciones y clubes de cannabis. Y fijando en 6 meses el plazo para evaluar el cumplimiento de los acuerdos.
  
El Parlamento de Cataluña insta en el Gobierno de la Generalitat a:

1. A aprobar, mediante resolución del Departamento de Salud, los criterios relevantes a efectos de Salud Pública en relación con el consumo asociativo de cannabis, así como las condiciones higiénicas y sanitarias que se tendrían que exigir para la autorización de la actividad de las asociaciones Cannàbicas y sus clubes por los ayuntamientos de Cataluña, en el marco de la legislación vigente.

2. Impulsar, a través de la Agencia de Salud Pública de Cataluña, la información y el asesoramiento de los asociados y asociadas para reducir los riesgos y los daños vinculados al consumo del cannabis; la formación de las personas encargadas de la dispensación de esta sustancia con el objetivo señalado; la detección precoz, el seguimiento y la derivación de determinados consumos que generan riesgos y/o daños a la salud de los consumidores de esta sustancia, y cualquier otra tarea que se pueda derivar.

3. Crear el Registro de Asociaciones de personas consumidoras de cannabis adscrito al Registro municipal de asociaciones y/o y a la Dirección general de Derecho y Entidades Jurídicas.

4. Continuar trabajando, desde el día siguiente de la aprobación y por periodo indefinido, con las federaciones de asociaciones de usuarios del cannabis, los profesionales de la prevención y asistencia de los consumos de drogas y las diferentes administraciones que intervienen en las actividades de las asociaciones y clubes de usuarios de cannabis, con la colaboración desde el ámbito político que se pueda requerir por parte del Parlamento de Cataluña.

5. Presentar a la comisión de salud del Parlamento de Cataluña, en un plazo de 6 meses, la valoración en lo referente al cumplimiento de la resolución, la inscripción en el registro y todo aquello que esté directamente o indirectamente relacionado que la Agencia de Salud Pública considere.


  
Desde la CatFAC celebramos la decisión adoptada por el Parlamento de Cataluña ya que por nosotros supone un primer paso satisfactorio que traemos años reivindicando. Hoy, celebramos que se reconoce nuestro espacio en la sociedad, que damos el inicio a un nuevo futuro por las personas usuarias que han venido reclamando fórmulas legales que permitan el cultivo y el consumo personal, tratando de evitar como prioridad la inseguridad jurídica que se sufre. En definitiva, hoy hemos dado un paso más por la libertad.
   
Cataluña vuelve a demostrar su carácter abierto e integrador que, una vez más, consigue recoger las propuestas de los movimientos sociales y adaptar las normativas, sumándose a la tendencia de regulación del cannabis presente ya en muchos lugares del mundo. La puerta del cambio se ha abierto a las persones consumidoras a través de las asociaciones, una herramienta colectiva que tendrá que velar por el cumplimiento de los parámetros de la regulación y participar en las estrategias de reducción de riesgos y daños, siempre a favor de proporcionar seguridad y salud a los usuarios y a las usuarias.
   
Pero este no es el final del camino, entendemos que el proceso de regulación aporta ventajas importantes como aumentar el conocimiento sobre los fundamentos legales de una asociación y el funcionamiento de esta, ahora bien, nuestro día a día no habrá cambiado. Una asociación cannàbica no tiene sentido si no es un espacio auto gestionado de cultivo y consumo. Denunciamos la inseguridad de las personas usuarias igual que los peligros de las mafias y el mercado negro. Hoy damos un paso adelante pero dejamos todavía sin respuesta todos los vacíos que nos tienen que permitir normalizar nuestra situación. Desde la CatFAC estamos más convencidos que nunca que hay que defender el cultivo, la tenencia o el transporte así como alejarnos de arbitrariedades locales en la aplicación. Todos ellos son elementos inherentes del reconocimiento real de nuestro papel en la sociedad.

Nos felicitamos por haber llegado hoy a este documento de mínimos que ahora hay que desarrollar y poner en marcha. La CatFAC colaborará intensamente para dar cumplimiento a todos los requisitos y seguirá reclamando la necesidad de una regulación que incluya aspectos como el cultivo, el transporte y la distribución asumiendo y diseñando una normativa por todas las fases necesarias de una asociación cannàbica en concordancia con el Código de Buenas Prácticas y una propuesta de modelo de regulación donde se contemplen asociaciones de personas consumidoras que se autoabastecerse colectivamente, con análisis de la sustancia y programas de reducción de riesgos y acompañamiento al consumo. Una tarea social que permite tener una incidencia real sobre los consumos, ofreciendo control y acompañamiento cuando se necesario. Promocionando el acceso al cannabis como paliativo y favoreciendo estudios para profundizar en los conocimientos reales de la sustancia.

Como movimiento social seguiremos trabajando para ser un altavoz de las reivindicaciones de las personas usuarias a las instituciones y hacer del día de hoy, El inicio.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada